Cuatro niños con Síndrome de Down en terribles condiciones son adoptados y sus vidas prosperan

Cuando Keshia Melton, una enfermera licenciada hace 11 años de Nueva Zelanda, compartió un sincero posteo en las redes sociales sobre un niño ucraniano con Síndrome de Down que necesitaba desesperadamente un hogar y la familia perfecta respondió.

Cinco años después, Amelia y otros tres niños con Síndrome de Down prosperaron con la misma familia adoptiva.

La participación de Keshia en los orfanatos de Ucrania comenzó después de ver un impactante documental de la BBC: “Los niños olvidados de Ucrania“. El documental seguía a niños y adultos que crecían bajo el cuidado del Estado en condiciones espantosas, la mayoría abandonados por sus familias por tener discapacidades.

La enfermera Keshia Melton con Vanya, adoptado por la familia

“No podía seguir con mi vida sin hacer algo después de ver cómo sufrían los niños”, explicó Keshia, de 32 años, a The Epoch Times por correo electrónico. La ciudadana neozelandesa, que trabaja con ancianos y enfermos crónicos, se puso en contacto con Maya’s Hope en 2014, una organización benéfica que ayuda a los niños que aparecen en el documental.

Keshia fue contratada como gerente del programa de caridad en Ucrania y como gerente de redes sociales.

Sarah, una de las niñas que Tina Osborn adoptó

En 2015, Keshia subió un posteo a Facebook sobre una chica llamada Amelia, que pasaba sus días atada a la cuna de un orfanato porque se mordía las manos. “Estaba a punto de cumplir 16 años, lo que la hizo inelegible para ser adoptada por una familia estadounidense”, explicó la enfermera.

Una mujer llamada Tina Osborn —con tres hijos biológicos y tres hijastros—respondió. “Tanto mi marido como yo pensamos que podríamos adoptarla si tuviéramos el dinero, pero no lo tenemos”, explicó Tina, de 58 años, a The Epoch Times.

Jeremy, un niño con síndrome de Down, fue adoptado por la familia de Tina

Sin embargo, la esperanza llamó a su puerta al día siguiente cuando alguien que no conocían les envió un mensaje en Facebook y estaba dispuesto a pagar por su adopción. “Sabíamos entonces que Dios tenía un plan para nosotros”, recordó Tina.

Tina y su marido presentaron los papeles en el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) y se les concedió permiso para adoptar desde Ucrania. Sin embargo, tenían el corazón puesto en volver con más de un niño.

Ruby, una niña con síndrome de Down, fue adoptada por la familia de Tina.

Amelia tenía una escoliosis severa. “Nos dijeron antes de adoptar que era sorda y ciega, lo cual no es así”, dijo Tina. “Así que luego vimos a Jeremy y Sarah, y luego añadimos a Ruby, porque estaba en una condición horrible y necesitaba salir rápidamente”.

Sarah tenía 15 años. Jeremy y Ruby tenían 16 años, y todos tenían síndrome de Down. “Las condiciones en las que vivían eran tan malas”, recordó Tina. “Estaban tan desnutridos, maltratados, drogados. Nunca los cuidaron. Uno se quedaba en un tazón para ir al baño todo el día, lo que le causaba muchos problemas físicos”.

“Todos eran pequeños para su edad”, añadió Keshia. “Ruby, en particular, tenía el tamaño de un niño de 16 años”.

Sarah, una niña con síndrome de Down, fue adoptada por la familia de Tina.

Para los amorosos padres, el asunto estaba resuelto, ya que adoptaron a los cuatro niños.

Al principio, Amelia, Sarah, Jeremy y Ruby no soportaban ser tocados. “El primer año fue muy duro”, dijo Tina. “Los cuatro niños no hablan no caminan, y todos usan pañales. Ni siquiera saben masticar la comida. Se tragan todo entero, así que comen una dieta blanda”.

Sin embargo, desde su adopción, los cuatro han “hecho todo lo posible desde el punto de vista médico”. Se unieron a una escuela de necesidades especiales, han disfrutado de muchas vacaciones, e incluso participaron tres veces en el baile anual de la Fundación Tim Tebow “Noche para brillar”.

Desde que crecieron y aumentaron de peso, los niños son más difíciles de levantar y mover. Pero Tina está agradecida de que los cuatro sean capaces de sentir amor y disfrutar de que sus necesidades sean satisfechas.

“He sido bendecida por el hecho de que ninguno de ellos tiene un comportamiento realmente difícil”, dijo. “Todos son mayormente felices todo el tiempo”, agregó.

Keshia ha visitado a la familia dos veces desde la adopción. El 21 de diciembre de 2020, compartió fotos de los niños saludables en Facebook. “Todos son amados y apreciados por lo que son”, escribió. “Ya han pasado los días en los que se les consideraba “indignos” de amor y de una familia”.

Fila superior [de izq. a der.] Tina Osborn, Anna Allen, Brittany Hamner, Robert Osborn. Fila inferior [de Izq a Der.] Ruby, Jeremy, Sarah, Caleb, Dapoleon y Amelia

Keshia también compartió que los niños la ayudan a mantenerse fuerte en medio de todos los desafíos que enfrenta.
“Ver lo valientes que son a pesar de sus circunstancias me hace seguir adelante”, explicó a The Epoch Times, “y ver a los niños crecer después de la adopción es increíble. Los niños pertenecen a las familias”.

Mientras tanto, Maya’s Hope sigue apoyando a las familias de acogida y proporciona fórmula, pañales y suministros médicos a los orfanatos. También proporcionan cirugías esenciales para salvar vidas a los niños necesitados.

Keshia con chicos de una institución, ya que fueron trasladados a un hogar de acogida apoyado por Maya’s Hope.

Hablando con otros padres, Tina imploró: “Recuerda, no estás sola. Haz tiempo para ti, aunque sea para salir un momento”, para poder cuidarse uno, ya que los niños realmente los necesitan en un buen estado mental.

Keshia con niños de una institución, ya que fueron trasladados a un hogar de acogida apoyado por Maya’s Hope.

“Hemos sido tan bendecidos por nuestra comunidad”, reflexionó.

“Ellos nos han ayudado, y han continuado haciéndolo, ¡incluso cinco años después! Han sido las manos y los pies de Jesús para nuestra familia, lo que ha hecho esta aventura mucho más fácil”.

Fuente

Share on facebook
Facebook
Adoptando

Adoptando

Dejar un Comentario

Ingrese a nuestro Newsletter

Para estar al día con toda nuestra información.